El grupo

INURRI es un grupo “eskaut” basado en el trabajo educativo en el tiempo libre. Apostamos por una interpretación creyente de la realidad y por la participación de todos/as sus miembros en la consecución de un objetivo común.

En la ciudad, en el pueblo, en el barrio y, sobre todo en la naturaleza, el día a día de un grupo scout es el juego, la aventura, el descubrimiento constante, la auto-gestión, la vida en grupo, la celebración y la fiesta. Una aventura para niños, niñas y joven@s, en la que tienen oportunidad de participar las madres y padres, integrados en la vida del grupo.

Inurri, al igual que todos los grupos “eskaut”, está dividido en grupos de edades, a lo que nosotr@ llamamos ramas:

KOSKORRAK (8-9 años): En esta edad los y las chavales y chavalas se inician en la vida del grupo natural, grande y pequeño. El juego vivido dentro de un marco simbólico es la actividad fundamental, junto con la observación y la expresión…

KASKONDOAK (10-11 años): En la rama de kaskondoak, los chavales y las chavalas se desarrollan a través de la aventura, una actividad progresiva con la que se busca dar respuesta a todas las necesidades de los y las kaskondoak, siempre teniendo en cuenta el juego y el marco educativo de la naturaleza…

OINARINAK  (12-14 años): El grupo pequeño es la unidad de convivencia y responsabilidad. La operación, en cuya realización convergen todas las actividades, es una exploración de sí mismo y del mundo por la acción y la reflexión.

AZKARRAK (15-16 años): La empresa es el marco de actuación solidaria y comprometida, donde todos y todas participan eligiendo, preparando, actuando y aportando lo que son y lo que tienen. Es el tiempo de avanzar decididamente.

TREBEAK (16-18 años): Es el momento de ir marcándose metas y objetivos fundamentales. El grupo acentúa su interés social y acompaña la integración adulta de sus miembros. Se van escogiendo los medios necesarios para los fines pretendidos.

Y no nos olvidemos de…

MONITORES/AS: Somos un grupo de jóvenes dispuestos/as a regalar parte de nuestro tiempo a la educación en el tiempo libre de nuestros chavales y chavalas.

Tenemos las mochilas cargadas de ilusión que aumenta al recoger nuestros frutos, pero para ello tendremos que ser testigos de un proceso que conllevará sembrar, cuidar, hacer crecer esas semillas y a final de curso recogerlas y ver que nuestro trabajo ha merecido la pena!

Todos y todas estáis invitados/as a formar parte de esta pequeña gran familia.